Pages Navigation Menu

La Música Genera la Sensación de Seguridad y Bienestar y Regula las Hormonas del Estrés

La Música Genera la Sensación de Seguridad y Bienestar y Regula las Hormonas del Estrés

La música genera la sensación de seguridad y bienestar. Una música «segura» no es necesariamente hermosa, lenta ni romántica. Es sencillamente música que ofrece un refugio al oyente. La música popular de cada generación no sólo expresa sus intereses o preocupaciones colectivos sino que también crea un santuario o refugio sónico. Las generaciones de mis padres y abuelos encontraban seguridad en los majestuosos himnos que conocían de memoria; gracias a esas bellas canciones y oraciones lograron resistir la Gran Depresión, las guerras mundiales y muchas otras penurias. Durante la época de la guerra deVietnam se hicieron populares las canciones de Simón y Garfunkel, Joan Baez, Judy Collins y Bob Dylan; aunque escritas e interpretadas en un espíritu de confrontación y protesta, sin embargo a millones de jóvenes esta música les ofrecía una manera sana y segura de sentir y comunicar sus complejos miedos y preocupaciones. Para la juventud actual la música también es un refugio; mediante el volumen, alta energía y letras prohibidas, las músicas rap, hip hop, punk y grunge aislan y protegen a los jóvenes en un mundo que les parece excesivamente materialista e hipócrita.

Estos ejemplos nos demuestran la capacidad de la música para hacernos volver a sistemas curativos autogenerados y para conectar con los ritmos más profundos de la vida. Durante los cincuenta últimos años la sociedad se ha vuelto dependiente de especialistas. Se nos ha programado para acudir al mé dico cuando sentimos dolor o una sensación desconocida, y esperamos que el médico nos diagnostique el trastorno y nos diga qué hemos de tomar o hacer.

Cuando comenzamos a integrar la mente y el cuerpo y a participar plenamente en el proceso de la salud, nos independizamos. Recurriendo a nuestra sabiduría musical recién descubierta podríamos comprobar que los modelos médicos más antiguos se pueden aplicar con más eficacia y creatividad.

La música regula las hormonas del estrés. Los anestesiólogos informan que el nivel de hormonas del estrés en la sangre baja de forma importante en las personas que escuchan música ambiental relajadora, y en algunos casos eliminan la necesidad de medicamentos.17 Entre estas hormonas están la adrenocorticotrópica, la proláctica y la hormona del crecimiento humano. Los líderes políticos, los abogados defensores, los cirujanos, las madres y otras personas que trabajan en actividades de mucho estrés perciben intuitivamente el poder tranquilizador y relajador de la música. «No puedo Eschchar música demasiado a menudo», confesó Lenin después de escuchar una tranquilizadora sonata de Beethoven. «Me hace desear decir cosas amables, estúpidas, y dar palmaditas en la cabeza a la gente.»

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.