Pages Navigation Menu

La Música es el Lenguaje Original de la Humanidad

La Música es el Lenguaje Original de la Humanidad

Se han realizado estudios que sugieren que el baile, los sonidos vocales y la canción precedieron al habla, lo cual significa que la música es el lenguaje original de la humanidad. Los investigadores han descubierto que alrededor de dos tercios de los cilios (los miles de vellos diminutos del oído interno que aplanados como las teclas de un piano reaccionan a diferentes frecuencias de sonido) sólo resuenan a las frecuencias «musicales» más altas (3.000 a 20.000 hertzios), lo cual indica la probabilidad de que en alguna época los seres humanos se comunicaban principalmente con canción o sonidos vocales. El instrumento musical más antiguo del mundo, una flauta de hueso de 43.000 a H2.000 años de antigüedad, se desenterró a mediados de los años noventa en Slovenia.

En Occidente, los mitos y leyendas sugieren que incluso antes que la Torre de Babel existía un alfabeto universal compuesto por sonidos vocales y ritmos. La teoría es que esta canción primordial consistía en una serie de dos o tres notas y alturas que todo el mundo entendía. Es fácil imaginarse un idioma tan melódico cuando oímos a los padres llamar a sus hijos desde la distancia: «Do-ris», «To-ni», «Dani» o «Su-si», bajando la altura en la segunda sílaba.

En los años setenta, el compositor y director de orquesta Leonard Bernstein y el educador de Harvard Howard Garden investigaron esta canción primordial y descubrieron que prácticamente todos los oídos del mundo reconocen un motivo de tres notas similar al comienzo de «Ring Around the Rosie» o «This Oíd Man».

Los orígenes de la música chamánica e indígena se remontan a los albores de la civilización, cuando los sonidos del tambor, sonajero y otros instrumentos primitivos reunían a las comunidades, abrían las épocas de siembra y cosecha, celebraban los cambios de estaciones y ponían en marcha a las tribus hacia el combate. La música celebraba los nacimientos, las bodas, la iniciación de cada persona en la vida de la comunidad y, finalmente, las muertes. El chamán (palabra demasiado amplia para designar a un sanador antiguo) invocaba a los espíritus para que sanaran y protegieran a personas individuales, familias y tribus. Los sonidos eran el medio por el cual se hacía la oración, la invocación y el exorcismo. Se creía que la música y el sonido lograban unir mágicamente los poderes de arriba y de abajo. El chamán era el intermediario entre los mundos, era capaz de maldecir e invocar, de expulsar y someter a los moradores de los cielos y de la tierra.

En los sistemas antiguos de curación gobernaba el mundo espiritual. Los espíritus eran considerados los responsables de causar, y resolver, los grandes problemas de la vida. Así pues, a diferencia de los médicos modernos que se limitan a diagnosticar y recetar medicamentos, los antiguos sanadores tra taban de restablecer la relación entre la conciencia normal y la superior, muchas veces mediante talismanes, música y sonido. Las ceremonias y ritos -como los «cantos» navajos, que combinan el canto con dibujos con arena de varios colores— reúnen el arte, la música y otras terapias en un todo sin solución de continuidad.

El rito curativo era un evento muy dramatizado en el que intervenían tres elementos: el chamán o sanador, el paciente y lo invisible (el espíritu) que realiza el trabajo entre los mundos. Los antiguos entendían la importancia de que la persona enferma, su familia y su comunidad participaran en la cura. Activando símbolos inconscientes compartidos por toda la sociedad y representados en sus mitos, incorporaban al proceso de curación imágenes cultura les, tótems, objetos de poder y sueños. El sacerdote o sacerdotisa sanador empleaba música para ayudar a la persona afligida a integrar mente y cuerpo y centrarse en el origen y causa del trastorno. Esta corriente de sonido podía servir para disponer la voluntad de la persona y acelerar su recuperación de la salud física y mental.

Esto ocurre en los modernos servicios de curación cristianos y en los ritos aborígenes más antiguos. Cuando yo estaba en la universidad, mi tía oraba por mí en «lenguas». Esa era su manera de conectar con el espíritu. El sonido y la cadencia del evangelista televisivo es similar a las formas rítmicas indocadas por los chamanes en las sociedades indígenas. Ya sea enTulsa, Johannesburgo o liali, estas lenguas abren una puerta espiritual a sus creencias únicas.

2 Comments

  1. Hola Stefan, estoy feliz con tu regreso y todas las novedades, pero este tema me encantó
    lo mismo que el dibujo.
    Un abrazo y de nuevo muchas gracias por todo tu entusiasmo y deseo de ayudarnos a todos, trasmites mucha energía.

    • Hola María, muchas gracias por tus buenas palabras. Me alegro yo también saber de ti. Como ves he estado adaptando este conocimiento a las areas especificas que parace que muchas personas estan interesadas en abordar. Pronto lo pondrémos todo en marcha. Este es así como un aperitivo. Venga, recibe un fuerte abrazo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.